“Quería ver si podía transformarme en corredora del desierto”

Kathleen STABLER

“Espero que pueda inspirar a otros a tomar riesgos y a lanzarse retos”: así es cómo Kathleen STABLER, esta quincuagenaria americana, coach deportiva, enfoca su vida. Dirige un gimnasio en Albuquerque (Nuevo Méjico), y está especializada en el entrenamiento de los atletas de resistencia, “¡probablemente el mejor trabajo del mundo!”

 

Y tenga por seguro que Kathleen sabe de lo que habla cuando ejerce de coach con sus discípulos: “He corrido desde siempre. Cuando descubrí el trail-running, un mundo increíble se abrió a mí. Me encanta hacer senderismo, trepar, acampar, esquiar, las raquetas… ¡Todo lo que se hace al aire libre!”

 

Y le va como anillo al dedo, ya que vive en un piso al pie de las magníficas Sandia Mountains, a 6500’ de altitud (1980 m). “Puedo, nada más salir de casa, subir a 10000’ (3000 m) en una hora” añade con cierta malicia. Pero cuidado, la vida de Kathleen no se resume al deporte, ya que piensa en sus hijos cada día - a pesar de que ahora sean veinteañeros y estén lejos de casa -, y confiesa que “un buen día se acaba siempre con un vaso de vino, mi perro y un buen libro. Y también chocolate negro.” ¿Es epicúrea? ¡Sin lugar a dudas!

 

“Siempre me guía la curiosidad y el gusto por la aventura” confiesa, y es sin duda lo que le ha llevado a inscribirse al HALF MARATHON DES SABLES FUERTEVENTURA. “El MDS siempre me ha fascinado. Soy una corredora de montaña, a gran altitud y con senderos técnicos. ¡Me encanta esto! Ahora bien, quería ver si podía transformarme en una corredora del desierto, de la arena, del calor. ¿Seré capaz de correr y caminar en cualquier entorno? Ya está por lo tanto inscrita para 120 km de carrera y de marcha en el entorno desértico de Fuerteventura, con siempre una mirada puesta en el MDS MAROC, e incluso el totalmente nuevo MDS PERÚ…

Hasta ahora, sus retos deportivos más difíciles se han desarrollado en entornos montañosos, alguna vez durante varios días. “Me acuerdo concretamente de una semana en Ecuador corriendo y caminando a gran altitud, y terminando por el pico del Cotopaxi a 19600’ (5897 m).” En cuanto a picos se refiere, Kathleen tiene una gran colección en su haber y muy recientemente ha logrado llegar al Toubkal en Marruecos.

 

El entrenamiento de nuestra albuquerqueana varía según sus objetivos. En estos momentos que preceden al HALF MDS FUERTEVENTURA, incluye en su entrenamiento una preparación específica a larga distancia, el calor, la arena, y la mochila. Por lo general, enlaza tres días cargados, de viernes a domingo, durante los cuales puede acumular 40 a 60 millas (65 a 100 km). Entre semana, añade una o dos salidas para correr, caminar o ir en bici.

 

Kathleen se entrena generalmente sola, y participará en el HALF MDS FUERTEVENTURA sola, aunque sabe que una pareja de amigos que conoció en Ecuador estará también presente. Paradójicamente, sus mejores recuerdos deportivos son colectivos: “¡Es increíble compartir retos deportivos!”

 

Descubrir nuevas sensaciones, nuevos lugares, compartir buenos momentos: ¡seguro que Kathleen se sentirá como en casa en el MDS! “Siempre doy prioridad a las experiencias y a las aventuras frente al aspecto material de las cosas” concluye. ¡Feliz aventura Kathleen!