“El ambiente es el que nos ha impulsado a inscribirnos”

Françoise y Michel BLANC-BERNARD

Con 72 y 73 años, Françoise y Michel BLANC-BERNARD formarán parte de los competidores más mayores de este primer MARATHON DES SABLES PERÚ. Casados desde hace 48 años, 2 hijos, viven su jubilación de cirujanos maxilofaciales en las afueras de Lyon. ¿Una jubilación apacible? No verdaderamente: desde hace una decena de años, los esposos BLANC-BERNARD se han puesto a la carrera a pie - con más de 60 años pues, ¡todas las esperanzas están permitidas! - y desde entonces encadenan las pruebas de todo tipo. “En 2011, hicimos un cursillo con Serge Cottereau y desde ese período hemos participado los dos a algunas medias maratones, 8 maratones, la Saintexpress en 2016 (44 km) y algunos pequeños trails.”

 

Y ha habido el MARATHON DES SABLES este año, en 2017: “Ha sido nuestro evento deportivo más difícil. Estábamos mal preparados para el porte de la mochila, a las largas distancias y a los fuertes calores.” Sin embargo, aunque se ha hecho difícil, este MDS quedará para los dos como la experiencia más bonita: “Nuestro mejor recuerdo deportivo es sobre todo el haber recibido la medalla de finisher del MDS.” Terminan la prueba en 1017 y 1018a posición.

 

El MDS PERÚ, participarán en él con un grupo de 6 amigos de edades muy variadas, de 25 a 73 años. No conocen aún Perú, sin embargo han viajado mucho, incluido en América del Sur (en Ecuador). Han recorrido especialmente África durante dos años con sus hijos en un camión 4x4, una experiencia de las buenas...

 

¿Su objetivo? “Sólo terminar”, lo que no está nada mal, ¿no? “El ambiente es lo que nos ha impulsado a inscribirnos al MDS PERÚ, las ganas de renovar esta experiencia y de probarnos que somos capaces de volver a hacerlo los dos en pareja a pesar de nuestra edad (¡que intentamos olvidar!).”

 

Con su primera experiencia en Marruecos y su entrenamiento - 4 a 5 salidas por semana de 50 km, más algunas caminatas en montaña, bicicleta y esquí en invierno - apostamos a que nuestra pareja lionesa se las apañará muy bien en el desierto de Ica el próximo mes de diciembre.